La oxitocina une a perros y a personas.

El amor por nuestras mascotas es equiparable a la de un hijo.



El amor que se tiene por un hijo es único y es para toda la eternidad, convirtiéndose en una conexión a primera vista y que jamás se podrá deshacer debido que la relación emocional es inquebrantable; así pasa cuando tenemos una mascota en casa ya que ellos se convierten parte de la familia hasta el punto de llegar a ser los retoñitos de sus dueños.


Los que amamos a las mascotas descubrimos uno de los sentimientos más puro, el hecho de adaptarse a convivir con un ser vivo distinta a la humana, tener una conexión intuitiva, son ternuras que se convierten en eternos amigos.


En ChicDog le demostramos día a día nuestro afecto y cariño a nuestro fiel amigo, agradecemos el amor incondicional que nos da, a través de una mirada, una caricia, nos demuestra que su adhesión es equiparable a la de un hijo.


Nuestros peludos se han convertido en pieza importante en nuestra vida, describir lo que uno siente por una persona especial se hace difícil, porque sobran las palabras para expresarlo, conocer el amor más puro es mágico y ser correspondido es asombroso, ellos son tan significativos que podemos sentirnos tan conectados como lo haríamos con un hijo. Esto en gran medida se debe a la oxitocina, la hormona del amor, la misma sustancia química que se activa entre una madre y un hijo, se implanta entre los perros y sus dueños, es ahí, el enfoque que le damos al artículo que le presentamos.



Es importante resaltar, que existe una explicación científica para la alquimia que hay entre un perro y su dueño, según los científicos, a través de un estudio que se realizó en la Universidad de Azabu, en Japón, sólo basta una mirada entre el cuadrúpedo y el amo para elevar en ambos los niveles de esta hormona, debido que fortalece las relaciones sociales, ya que actúa como neurotransmisor, convirtiéndose en una hormona que tiene afectos embriagadores debido que es el responsable de la relación de amor y amistad entre humanos y las mascotas.


En este sentido, la hormona del amor fortalece ese vínculo con las personas que le brindan protección, confianza y seguridad, estimulan el sentimiento de compañía; ellos, solo viven y disfrutan del momento y esperan a cambio el mismo afecto que nos dan.

Finalmente, esta hormona nos une con el ser más fiel, nuestro can, demostrando que es el ser incondicional que cualquier persona pueda tener en su casa convirtiéndose así en nuestro mejor amigo.


La hormona del amor, la Oxitocina.


En 1953, el bioquímico Vicent Du Vigneaud descubrió la oxitocina, que está compuesto por nueve aminoácidos y se genera en el hipotálamo, conducida por una proteína al lóbulo posterior de la hipófisis a través de las fibras nerviosas. Está hormona está directamente ligada con el placer y el afecto, ayuda al cerebro a sentir cariño por las personas y seres vivos que se encuentren a nuestro alrededor.

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Medios de pago disponibles

6  cuotas sin interés

Newsletter

Inscríbete y recibe las últimas novedades y noticias

Chic Dog © 2020 | Av Italia 1308, Providencia, Santiago, Chile | Todos los derechos reservados.

  • Instagram
  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • W-Pinterest